Ultramundo

Foro especializado en cine, cómics y literatura. Con las ultimas novedades en estrenos y todo tipo de lanzamientos. Aunque somos de carácter nacional hacemos especial hincapié en todas los novedades
 
PortalÍndiceGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Reseña DVD Coraline. Presentación a los medios.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ricci

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 376
Edad : 42
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 16/07/2008

MensajeTema: Reseña DVD Coraline. Presentación a los medios.   Lun Nov 02, 2009 3:18 pm



Título: Los mundos de Coraline

Director: Henry Selick

Guión: Henry Selick

Autor del libro: Neil Gaiman

Producción ejecutiva: Henry Selick, Bill Mechanic, Claire Jennings, Mary Sandell

Director de fotografía: Pete Kozachic, ASC

Diseño de producción: Henry Selick

Montadores: Christopher Murria, Ronald Sanders

Música: Bruno Coulais

Actores: Dakota Fanning, Teri Hatcher, Jennifer Saunders, Dawn French, Keith David, John Hogdman, Robert Bailey Jr., Ian McShane

Año: 2009

Duración: 96 minutos.


Sipnosis:
Coraline (que no Caroline) Jones, es una niña de 11 años que se muda con sus padres a una nueva casa. Al explorarla descubre una pequeña puerta que la imaginación de Coraline hará que sea capaz de llegar hasta un mundo diferentes, mundo donde sus padres son exactamente lo que ella quiere que sean y sus amigos hacen exactamente lo que ella quieren. Sin embargo, el precio a pagar por conseguir quedarse en este mundo, por muy atractivo que parezca puede ser demasiado alto para el pequeño mundo de Coraline.


Crítica:
Siempre he defendido que la Vida es la mejor de las aventuras. No sabes que va a pasar de un día a otro, no sabes quién vas a conocer de una manera u otra, no sabes como acabarás el día. . .y lo mejor de todo es que sabes que en realidad esa sensación de incertidumbre ante el futuro puede trocarse en esperanza si sabes ver la oportunidad en la crisis.
Esto es precisamente lo que nos ofrece “Los mundos de Coraline”, el redescubrimiento de la vida a través de los ojos de Coraline, una preadolescente que se encuentra en esa tierra de nadie entre niño y adulto, y que si bien se siente fascinada por lo que el “nuevo mundo” puede ofrecerle, de alguna manera támpoco quiere cortar amarras con su pasado.
Sin embargo, támpoco parece que Coraline quiera seguir anclada a este durante mucho tiempo, a tenor de la relación que mantiene con sus padres. Por tanto, la única opción que le queda es la de la típica huida hacia delante.


Resulta evidente que Coraline desea tener un poco más de libertad, pero a la vez quiere seguir teniendo, más que nunca, la atención de sus padres, perdida desde que seguramente, al estilo de la Matilda de Dahl (otro referente cruzado a Selick), crea haber aprendido a cuidarse por si misma.
Aquí, Gaiman y Selick mandan un mensaje crítico nada metafórico acerca de los padres que son capaces de sacrificar cualquier cosa por el bien de sus hijos. El problema es que con poco cuidado que se tenga, se puede acabar haciendo que el remedio sea peor que la enfermedad.


Aunque la metáfora es evidente, no estaría de más recordar aquí como ese otro mundo al que huye, o el que descubre interiormente, no es más que un mundo mejor pero muy parecido al que deja atrás, ya que nadie con dos dedos de frente iría de manera consciente a un lugar extraño; siempre se trata de adornarlo con elementos que nos son comunes.
Algo así pretende hacer Coraline, aunque desde luego no de manera consciente, lo que le sirve de tabla de salvación para a medida que su mundo se va corrompiendo por la intromisión de los adultos como representantes del mundo real, volver a un punto desde el que pueda seguir adelante con su vida y alrededores.


Una de las piedras angulares de la película, es precisamente que la acción este vista siempre desde el punto de vista de los niños y que los adultos circundantes no sean en la mayor parte de los casos más importantes que el paisaje que rodea la casa donde vive Coraline, que planta cara a lo que en principio parece aterrador y que en realidad si que lo es. Y para poder obviarlo es necesario tener ojos de botón.
En realidad, esta ausencia de ojos puede ser también entendida como una ausencia de alma por parte de los habitantes del Otro Mundo, como gusta de llamarlo Selick y Gaiman, aunque también recordemos que los romanos colocaban monedas sobre los ojos de los muertos, lo que viene a decirnos que el Otro mundo está más corrupto y dañado de lo que en principio parece, que es un secreto a voces y que de no darnos cuenta a tiempo, nos envolverá en su tela de araña y ya no habrá escapatoria.


Sin embargo, si que hay un remedio para este mal, el de mantener la ilusión, el de tener una pasión por alguien o por algo, algo que te haga saltar de la cama por las mañanas. Esto queda representado por las señoritas Pink y Forcible, las artistas retiradas que viven debajo de ella y que la dan la clave para poder sortear los peligros y descubrir el enigma del Otro Mundo.
Y quizá sean las más indicadas para hacerlo, por que en el fondo siguen siendo tan niñas como lo es Coraline. Solo que al llegar a adultos esas semillas de oro mueren y desaparecen, más si tan sólo pudiéramos sacar a la luz una pequeña porción de esa totalidad, experimentaríamos una maravillosa expansión de nuestras fuerzas, una vivida renovación de la vida, alcanzaríamos la estatura de la torre (adaptado de El héroe de las mil caras, de Joseph Campbell).
Así pues, se puede decir que Coraline es una heroína común y corriente, que sin embargo tiene los redaños suficientes como para enfrentarse al mundo de los adultos y salir airosa, por que en el fondo aprende que la única llave que puede permitir que el Otro Mundo invada y emponzoñe su pequeña vida la tiene ella, ella y nadie más, por lo que tan sólo franqueará la puerta a lo que ella crea conveniente.


Y eso seguramente le hará ser una persona que siempre tendrá consciente que, en el fondo, uno debe de ver siempre la vida a través de los ojos de la niñez.
Bienvenidos pues, a Nuncajamás.
Por último, no me gustaría acabar esta crítica sin hacer un referente espacial a la música. En la película en sí, no es que sea especialmente remarcable. Pero el tema central es realmente bello. No en vano, en uno de los extras, en lugar de tener sólo el comentario del director Henry Selick, lo tiene del director y del músico de la misma, Bruno Coulais.
Por algo será.



Como se hízo:
Si normalmente el “making off” de una película consiste recordar hasta la nausea lo bueno que son los actores y el equipo técnico, como en contar los intríngulis de a misma, a saber, el por qué nació el proyecto, el por que de la elección del equipo técnico y artístico, y en definitiva, todo aquello que esta detrás del negativo fotográfico y que nunca o pocas veces llega a vislumbrarse, en pocos casos realmente se demuestra interés por enseñar todo lo que realmente hay detrás de un proyecto que debería de ser más artístico que técnico y sobre todo, que económico.
En realidad, este “making off” es bastante más extenso de lo que lo es en una película de imagen real. De hecho, abarca los siguientes capítulos, que a modo de resumen, daré parq que os hagáis una idea:

- La evolución de la historia.
- Diseño inspirador: el diseño de los personajes y la dirección artística.
- La dirección de las sesiones de voz.
- La fabricación de los muñecos.
- El armario de Coraline.
- La preparación de la escena: ¿Cómo crece tu jardín fantástico? (imprescindible si queréis
saber lo que se puede llegar a hacer con una simple pelota)
- Está vivo.
- He visto fuego y he visto niebla.
- Está en los ojos (explicación del rodaje en 3D estereoscópico)
- El final de rodaje de Coraline.

Y si en una película de acción real, es sorprendente llegar a saber el trabajo de cuanta gente está encerrada en un universo de 35 mm, en una película de animación, y más de este tipo en el que el director tenía más que claro desde el principio que no quería usar 3D, aunque más de un productor avispado hubiera optado por un sistema más rápido, fácil y seguro. Pero si hay algo que se desprenda de las declaraciones de Selick y Gaiman era que evidentemente preferían un método acorde con el espíritu de la obra, algo más humano, irregular e imperfecto que la animación por ordenador, que si tiene como detractor nada más y nada menos que a Hayao Miyazaki, por algo será.


Pero dejando consideraciones técnicas aparte, es obvio que Selick siempre ha sido un enamorado de la stop-motion. De sobra es conocida su obra “Pesadilla antes de Navidad”, (si, es de el y no de Burton, maldita sea) aunque menos conocidas sean “James y el melocotón gigante” o “Kung Fu Hansel y Gretel” o la serie para MTV “Slow Bob in Lower Dimensions”, aunque todas ellas tenían en común el uso de la stop-motion. Por tanto, ya que tenía muy claro el tipo de técnica que necesitaba para dar vida a los personajes, ya tan sólo le quedaba lo fácil: buscar voces que encajasen con el diseño de personajes y crear todo el universo de Coraline.
El casting elegido no se limitó solamente a grabar las voces (como Krusty en aquel episodio de Los Simpsons), si no que en realidad interpretó la película, plano a plano con, por supuesto las indicaciones de Selick.


Pero no se limitaron a esto, si no que además se involucraron en otros procesos de la producción, como en el caso de Dakota Fanning que visitó el taller de costura sólo para maravillarse con la colección de guardarropa real y auténtico, esto es, hecho a mano, que tenía no solo Coraline, si no el resto de reparto de silicona.


Aparte de esto, de realmente involucrar a un actor en el universo de su personaje, se grabaron todas y cada una de las expresiones faciales de los actores mientras recitaban su texto, para ayudar a los animadores a poner cara al reparto, tal cual. La labor no les debió de resultar nada sencilla, habida cuenta de que son más de 200.000 las expresiones de la niñita., frente a las 150 que tenía en su momento Jack Skelton.


Y si, si estáis pensando que la stop-motion es un trabajo endiabladamente lento, lleváis razón. De hecho, tanto lo es que en una buena semana de trabajo, llegaban a rodar la ingente cantidad de 74 segundos de película. Si la película dura unos 96 minutos o 5760 segundos, y si cada segundo contiene 24 fotogramas. . . .bueno, es fácil darse cuenta de que esta gente ama lo que hace. Yo desde luego, hubiera tirado la toalla mucho antes de hacer los trajes, los escenarios, las flores, el pelo, los diseños, los efectos (si, hasta la niebla está hecha por métodos tradicionales), la animación de los ratones circenses, los impermeables de Coraline. . . y sabiendo, además, que puede acabar en el cajón de los descartes (y si no. echadle un vistazo a las escenas eliminadas y sobre todo a la del sueño con los ratones). Es un trabajo, de en definitiva, crear no uno, si no dos universos dentro de un plató que albergaba a todo el equipo creativo.


Permitidme un penúltimo apunte antes de acabar. Cuando antes he dicho que en la producción no había 3D, no es que haya mentido, es que no he llegado a decir toda la verdad. En realidad, para probar que expresiones funcionaban y cuales no, se escaneaban en 3D los dibujos hechos por un animador y se imprimían en una máquina de prototipado rápido. No, no es que Selick se haya traicionado a si mismo, por que después se mecanizaban para darle ese toque de “imperfección perfecta” y así hacer expresiones realmente humanas como las que se pueden llegar a ver en la película.


En resumidas cuentas, que antes de poner en la picota a una película de estas características, por que no os guste el sistema de animación o el tema, echaos un vistazo al making off y, por lo menos, tened en consideración todo el trabajo que han llevado a cabo todas las personas que creen en el proyecto. Por que es una pena que a veces solo veamos la parte más superficial y comercial de una película.

Presentación a los medios:
Durante la presentación a los medios del DVD y Blu-Ray de Los mundos de Coraline, se nos permitió vislumbrar un making-off que no aparece en la versión en DVD (quizá si en la edición especial en DVD y en Blu-Ray), parte de la cual podréis ver si pincháis el enlace correspondiente, amén de una interesante pequeña conferencia de Jordi Alonso, uno de los mayores expertos en tecnología 3D estereoscópica, que nos dio unas nociones sobre el estado actual de la tecnología 3D y que podemos esperar de ella en los próximos años. Si tenéis oídos inquietos, pinchad en el enlace adecuado y podréis informaros de lo que nos depara el futuro de la imagen digital.


Making off (fragmento presentación): rapidshare.com Presentaci__n_Coraline.avi
Conferencia Jordi Alonso: rapidshare.com Conferencia_Jordi_Alonso.mp3[
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.ultramundo.es
 
Reseña DVD Coraline. Presentación a los medios.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Reseña: Ben 10
» Dkc returns reseña
» Reseña de TF: Transformers Armada
» Reseña: Begotten
» Reseña: Deadpool Suicide Kings

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ultramundo :: Ultramundo foro :: Articulos-
Cambiar a: