Ultramundo

Foro especializado en cine, cómics y literatura. Con las ultimas novedades en estrenos y todo tipo de lanzamientos. Aunque somos de carácter nacional hacemos especial hincapié en todas los novedades
 
PortalÍndiceGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cobertura especial Viernes 13: Análisis a fondo de "Viernes 13 parte 2" por Ricardo Lara Cañaberas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Paperman

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 2507
Localización : Mieres, Asturias
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Cobertura especial Viernes 13: Análisis a fondo de "Viernes 13 parte 2" por Ricardo Lara Cañaberas   Miér Feb 18, 2009 5:12 pm



En esta ocasión nos llega un análisis de “Viernes 13 parte 2” de mano nuestro colaborador Ricardo Lara. Esta es la única película de la saga que protagoniza Jason sin llevar la máscara en ningún momento. Adelante Ricardo:


Título: Friday the 13th part 2
Director: Steve Miner.
Guión: Ron Kurz, sobre personajes creados por Victor Miller.
Producción: Steve Miner y Dennis Murphy, para Paramount Pictures.
Actores: Amy Steel, John Furey, Adrienne King, Kirsten Baker, Stu Charno, Warringtong Gillete,
Walt Gorney, Marta Kober, Tom McBride,Bill Randolph, Laure-Marie Taylor, Russell Todd
Año: 1981.



Jason sí que sabe mantener fresco el recuerdo de una madre.



De siempre ha existido el tópico, quizá desde que el cine alcanzó su mayoría de edad como espectáculo, que segundas partes nunca fueron buenas, saltándose estas reglas ejemplos como la segunda parte de El Padrino o El Imperio Contraataca. No creo que yo este, ni mucho menos, capacitado para poder incluir a la segunda parte de Viernes 13 en una u otra categoría, sobre todo por que, más que una segunda parte, creo que se trata de la película fundacional (la segunda, si se quiere) de ese inmenso biopic de Jason Voorhees que es la saga Viernes 13, que ya alcanza las 11 ediciones, sin contar con la que se estrena en estas fechas.

Aquí tenemos la carne de cañón del día.



En primer lugar, resulta evidente que el peso argumental pivota de la madre de Jason al Jason mismo, siendo esta película la primera en la que aparece más físicamente que en espíritu (como ocurría con la película inmediatamente anterior) y siendo él directamente responsable de la segunda masacre de Crystal Lake. Aunque parte de la mitología sobre el personaje ya se escribió con tinta muy roja con anterioridad, ayudado sobre todo por el clímax en el lago mismo, en este caso se deberían de escribir las líneas maestras de un personaje cuya motivación presentaba claroscuros y que se tratan de definir puntualmente en esta segunda parte, al igual que algunas características que le acompañarán ya por muchas películas que se hagan sobre él. No, no me estoy refiriendo a su sempiterna y curtida segunda cara que es su máscara de jockey, si no a sus métodos de asesinato, métodos que con el paso del tiempo iría refinando hasta centrarse fundamentalmente en lo que forma igualmente parte del mito: su famoso machete.

Posiblemente este sea uno de los asesinatos más recordados de toda la saga.


En esta segunda parte, Jason (quizá por aquello de probar que le queda mejor) se hace con una especie de saco que se coloca en la cabeza a modo de anonimato. No sólo este referente se hace ya eco de las pesadillas infantiles del “hombre del saco” (que algunos críticos han querido ver en su “competidor” Freddy Krueger”, por mor de su interés por los niños) si no que sirve para hacernos una idea del aspecto físico de Jason, aunque sea someramente (al menos, hasta el final de la cinta), ya que tan sólo tiene un agujero para poder ver por su ojo izquierdo. Este referente ha sido usado más veces como en el asesino psicópata de David Cronemberg en Razas de Noche o incluso con el Hunter de Mike Ratera, acabando este influencia incluso si se quiere con la momia rosa de Los Cronocrímenes de Nacho Vigalondo.

Uno de los logros del film, es que le dan pasaporte a este pesado.


En cualquier caso, es conveniente resaltar que la película adolece de, al menos, en su presentación de un cierto tufillo televisivo en su realización (dejando aparte la presentación, a modo de flashback, del resumen del último tramo de la anterior película de la saga), con planos y sobre todo iluminaciones que no explotan como se debería las propiedades del cine frente a la televisión, aunque quizá este sea un mal de las películas de la misma época que querían conseguir atraer al público a las salas merced a una estética que, visto lo visto, funcionaba.


Nadie puede negar que en esta película Jason es un saco de ideas.


Afortunadamente, el resto de la película aprovecha las características de rodar en exteriores, con una ambientación que consigue contraponer la agobiante claustrofobia del bosque donde vive Jason y más aún, la pequeña y sucia cabaña que el llama su hogar y que comparte, aunque suene a imposible, con su madre, con los amplios espacios del campamento donde se hallan los protagonistas (secundarios, no nos olvidemos) de la película, en una reunión de campamentos de monitores (todos jovenos, hermosos y repletos de las hormonas y de la dulce despreocupación que da la juventud) cinco años después de la masacre de Cristal Lake (o “Camp Blood”, como llegan a definirla en algún momento de la película), tiempo más que suficiente para que las cristalinas aguas del lago no vuelvan a ser perturbadas por ningún Moisés surgido de las aguas y con ganas de revancha, o bien para que Jason haya crecido hasta extremos insospechados para un adolescente y siga obsesionado con cerrar un capítulo de su vida a través de la acumulación de cuerpos de lo que sea que se le ponga por delante (excepto animales de compañía, caniches incluidos), mientras aprende a cuidarse de si mismo.

Estas escenas de asedio pronto serían marca de la casa.


Esta obsesión de Jason con su madre, no sería posible explicarla sin tener ecos de esa gran obra maestra del thriller que es Psicosis, donde el gran Hitch (ojo, comparando tan solo la superficie de ambas películas) muestra a la vez lo que puede hacer la obsesión de un hijo por su madre (que en la primera parte de esta saga se ve reflejada, aunque sea con los roles cambiados, de manera casi perfecta), y a la vez esconde la naturaleza exacta de los asesinatos, un artefacto argumental que se usa como principal mecanismo motor de la trama en la primera película, y que, ensoñaciones aparte de este fan, se ve refutado por el diálogo de Jeanney en la escena del bar.

Aunque Betsy Palmer lo niegue, actuó para esta segunda entrega.


En cualquier caso, la segunda película nace de la necesidad de saber más de Jasón. La razón, aparte del morbo que produce ver como unos personajes que se hacen antipáticos por querer saber más que nadie (no olvidemos los sempiternos avisos por parte de la población local, aún a costa de su propia integridad física, ignorados sistemáticamente por dichos personajes), sufren su merecido, recordando siempre que se trata de una ficción aderezada por sangre Max Factor nº 7, y de que mientras tenga éxito en taquilla y halla fans, a Jason todavía le quedarán muchos días tras la máscara, sea cual sea esta.

Jason es un hombre que cree en la igualdad, los mata a todos, da igual que sean hombres, mujeres, paralíticos, perros...


La razón principal es que Jason, como Freddy o Michael son exponentes del mal. Existe un miedo atávico a cualquier tipo de mal, sea cual sea y este en el formato en el que esté, y una necesidad primigenia de saber más sobre el con el fin de poder combatirle y ganarle. Pero creo que mejor que yo, este motivo lo explica mucho mejor John Carpenter en los dos primeros párrafos de la presentación para el comic Lovecraft de Rodionoff, Breccia y Giffen: “La pregunta que más me hacen es: “¿Qué te da mas miedo?”. Mi respuesta es simple: “Me da miedo lo mismo que a ti. Todos tenemos miedo de las mismas cosas. Una de ellas es el mal”. El mal puede venir de muchas partes. Muchas veces viene de abajo, de fuera, de la oscuridad que hay más allá de la luz de la temblorosa antorcha. El mal es el temido Otro, el Extraño, el Forastero”
Eso, en esencia, es el hijo de la señora Voorhees.


Trailer:

_________________
Fear the ripper
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ultramundo.forospanish.com
 
Cobertura especial Viernes 13: Análisis a fondo de "Viernes 13 parte 2" por Ricardo Lara Cañaberas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ? Imagenes FELIZ VIERNES ?
» ANÁLISIS POÉTICO (algo para recordar) parte 4
» ANÁLISIS POÉTICO (algo para recordar) parte 7
» ANÁLISIS POÉTICO (algo para recordar) parte 5
» ANÁLISIS POÉTICO (algo para recordar) parte 8 endecasílabos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ultramundo :: Ultramundo foro :: Noticias-
Cambiar a: